Home
Contacto

Educacion

'Lo importante es que la universidad tenga inclusión social y calidad académica'

'Lo importante es que la universidad tenga inclusión social y calidad académica'

El rector de la Universidad Abierta Interamericana (UAI), Rodolfo De Vincenzi, cuenta por qué la casa de estudios expande su órbita con un hospital escuela, una radio y un club deportivo.

25/07/2017 EDUCACIÓN SUPERIOR

Por Roberto Koira

Tras dirigir desde 2011 la Universidad Abierta Interamericana, Rodolfo De Vincenzi, destacó que desde su concepción lo importante es lograr "inclusión social y calidad académica".

“La UAI es una universidad cuyos principios rectores son la inclusión social y la calidad académica. Se trabaja en base de tres ejes centrales. El primero, es la pedagogía, que da el conocimiento al alumno y la que acerca la capacidad de ser transferida para transformar realidades tanto en términos de desarrollo social, productivo y de innovación tecnológica o de incorporación de nuevo conocimiento”, explicó De Vincenzi a Télam.

Y continuó: “El segundo eje es el geográfico. La UAI para poder incluir pretende llegar con la oferta a donde se produce la demanda. Eso explica un poco su expansión territorial y también se traduce en cómo la UAI se vincula en el territorio”.

“El tercer eje es el económico: que haya aranceles accesibles. Al ser una universidad privada no puede tener un arancel cero porque no se reciben fondos desde el estado, pero con una buena economía de escala se puede llegar al mayor número posible respetando los otros dos ejes que había planteado: las condiciones pedagógicas aptas y las condiciones de expansión geográfica adecuadas”, completó.

El rector de la UAI cree que en ese camino la universidad ha sido exitosa porque en sus 22 años de historia ha logrado inclusión con calidad. "Atiende una matrícula de 21000 alumnos con una oferta de más de 64 carreras que marca también su lógica de interdisciplinaridad para tener pertinencia en atender los problemas sociales, productivos y de innovación que requiere el territorio en el cual la UAI se desarrolla”.

Según explicó, la casa de estudios tiene un sistema de becas para que puedan acceder aquellos que no estén en condiciones de abonar una cuota mensual. "Una porción del dinero que entra por los aranceles se asigna al sistemas de becas”.

La universidad siempre buscó expandirse a otros ámbitos para complementar la oferta académica y así surgió la necesidad de contar con un Hospital Escuela y un club deportivo.

Con simpleza, De Vincenzi lo resumió: “El hospital universitario, al igual que el club y la radio son todas consecuencias de esta lógica que tiene la universidad de tener esta concepción abierta a la comunidad y de ser capaz en esa apertura de transformar realidades dentro del territorio donde la UAI se desarrolla”.

“Así ha constituido institucionalidades que han contribuido a atender sus funciones de docencia, investigación y extensión. El hospital permite alojar al docente del ciclo clínico de las carreras vinculadas con la facultad de ciencias médicas, que tiene más de 15 carreras. Pero que también el hospital contribuye a resolver necesidades sanitarias en la ciudad de Buenos Aires”, detalló.

Y luego desarrolló: “El hospital está en el suroeste de la ciudad, no por ser esa la zona más atractiva para un proyecto privado, que requiere también de financiamiento, sino porque es allí donde había un déficit de atención sanitaria y donde se encuentra la población más vulnerable”.

“También la UAI en la zona atiende el centro de salud que está ubicado en el barrio de Los Piletones, donde está Margarita Barrientos, aporta el cuerpo médico necesario y las pasantías comunitarias, a través de sus alumnos graduados, para poder brindar atención primaria de manera gratuita a toda la población de ese barrio”, manifestó De Vincenzi sobre el trabajo social basado en la salud que la universidad realiza en la zona.

Con respecto a la creación de una entidad deportiva que complemente el objetivo de esta casa de estudios, el rector de la Universidad Abierta Interamericana comentó: “Así como se ha generado el hospital se desarrolló el club de la UAI que tenía por objeto integrar deporte con educación y que lo ha logrado. Es lo que más nos enorgullece de nuestro club es que con 500 deportistas federados en el máximo nivel de competencia más del 90 por ciento estudia aparte de realizar su actividad deportiva, es decir que la integración es real”.

“El club nació como un proyecto propio de la universidad para desarrollar este concepto de bienestar estudiantil a la vez que el concepto de universidad saludable. Así se ha desarrollado en 10 disciplinas deportivas la última de las cuales fue el fútbol, que fue la que hizo que para poder entrar por el área metropolitana fuera necesario fusionarse con el club Ferrocarril Urquiza. El resultado de eso fue la constitución del club UAI Urquiza, que hoy juega en la Primera B Metropitana”, recordó.


Sobre su concepción de la educación superior, De Vincenzi consideró que es un bien público y también el motor que empuja al desarrollo social, productivo, a la innovación tecnológica, a la producción de nuevo conocimiento y todos factores que resultan críticos para el desarrollo de una sociedad. “Es decir que sin universidad es imposible pensar en términos de desarrollo de innovación y producción de conocimiento, algo que no solo le sirva al Estado sino también a la sociedad civil y al mundo productivo”, detalló.

En referencia a la evolución de la matrícula privada, el rector de la UAI analizó: “En los últimos 10 años ha crecido en Argentina un 77,6 por ciento. Lo cual muestra un crecimiento notorio, que si bien se ha producido en la universidad pública, resultó aún mayor en la propia iniciativa privada”.

“En la región no fue diferente, ya que estadísticas del año 2015 publicadas por la IESALC (Instituto Internacional de la Unesco para la Educación Superior en América Latina y el Caribe) indicaban que la matrícula universitaria en el continente era del 48,6 en el ámbito privado y del 51,4 en la pública”, agregó.

Y redondeó: “En la actualidad se presume que la matrícula universitaria privada y la pública es mitad y mitad, con una tendencia que al aumento del sector privado debido a su capacidad de una mayor respuesta a esa demanda por su mayor capacidad de financiamiento”.

Sobre los cambios que hubo en los últimos años en la educación privada, De Vincenzi opinó: “Así como ha crecido la matrícula también lo hizo la cantidad de instituciones. Desde 2002 hasta ahora se han creado 14 universidades privadas más a la ya existentes reuniendo un total de 63”.

“Desde la iniciativa privada encontramos instituciones vinculadas a la Iglesia Católica, otras confesiones religiosas, a municipalidades, a colectividades, a expresiones culturales, al mundo científico, a las Fuerzas Armadas, a la medicina, al mundo empresarial, a los sindicatos, a organismos de Derechos Humanos, a los artistas, al deporte y a otras iniciativas individuales”, detalló

Y subrayó que, según su criterio, la "mayor contribución de la educación privada" es la libertad de enseñanza: "Contribuye con una mirada que no está sesgada por quienes ejercen el gobierno democrático de un país, que si bien son representante de una mayoría no son todo el universo de la población y no representan necesariamente la diversidad de minorías que no pudieron democráticamente llegar al gobierno". 

Fuente: Télam

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados