Home
Contacto

Sistema Judicial II

Encausan en Miami a zares esmeralderos colombianos

Encausan en Miami a zares esmeralderos colombianos

SUR DE LA FLORIDA

Zares esmeralderos en Colombia han utilizado el negocio de la minería como pantalla para lavar el dinero del narcotráfico. En la foto, esmeraldas en la mina La Paz en 1998 MEREDITH DAVENPORT TPN SUR DE LA FLORIDA

AUGUST 11, 2017 4:43 PM

Por primera vez la justicia de los Estados Unidos requiere en extradición a cuatro poderosos zares esmeralderos colombianos y a un ex alcalde, a quienes la Corte Federal de Miami les formuló cargos por narcotráfico y quienes han sido señalados durante décadas por las autoridades colombianas por tener vínculos con grupos paramilitares y narcotraficantes.

La Fiscalía acusó al legendario “Pedro Orejas”, sus dos hermanos y a un ex alcalde de usar como fachada el negocio esmeraldero para traer droga a EEUU y lavar dinero desde hace 15 años a través de red criminal con conexiones en Colombia, Venezuela, República Dominicana y Haití.

Los sindicados, tres de los cuales están presos en Colombia por delitos relacionados con homicidios, podrían ser condenados a cadena perpetua de ser hallados culpables.

La decisión judicial toca a Pedro Nel Rincón Castillo, alias “Pedro Orejas”, y a sus hermanos Ómar Josué y Gilberto, entonces ‘patrones’ de uno de los clanes esmeralderos más poderosos de Colombia y quienes libraron por años una sangrienta guerra contra el fallecido zar esmeraldero Víctor Carranza y luego con sus sucesores.

“Pedro Orejas” y Ómar Josué están presos en cárceles colombianas por dos homicidios diferentes.

El primero fue condenado a 20 años de cárcel por el asesinato de Miguel Pinilla, escolta de un esmeraldero a quien le hizo 12 disparos en el 2008, mientras su hermano está preso por el crimen del vigilante Julio Rincón Pinilla, cuyo cuerpo fue hallado en una zona esmeraldífera bajo su control.

El cuarto acusado es otro poderoso esmeraldero y cuñado de “Pedro Orejas”, Horacio Triana Romero, también preso por ordenar atentar contra la vida del socio y futuro sucesor del zar Víctor Carranza, Jesús Hernando Sánchez, quien sobrevivió a los 11 tiros que le propinaron en un exclusivo sector de Bogotá, en el 2012.

El último señalado de participar en la red narcotraficante es José Rogelio Nieto Molina, ex alcalde del municipio de Coper, en el departamento esmeraldero de Boyacá y quien buscaba la reelección en el 2015.

La Corte Federal de Miami ordenó en la acusación incautar los bienes de los sindicados que presuntamente han sido usados como base de su organización criminal. Las autoridades colombianas creen que en las tradicionales fincas funcionan laboratorios de coca.

La “guerra verde” que no termina

El negocio esmeraldífero en Colombia ha estado marcado por una sangrienta historia de más de medio siglo en la que los zares se han declarado la guerra y enfrentado a punta de atentados para controlar la producción y el comercio de las gemas a través de nexos con narcotraficantes y paramilitares.

La historia se remonta a la década de los 60, cuando empezó el auge del comercio de la piedra en el occidente de Boyacá con Víctor Carranza y Gilberto Molina, quienes controlaban las minas en los pueblos de Muzo y Quípama y quienes se enfrentaron a sus entonces enemigos en una guerra que dejó cerca de 2,000 muertos.

El narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha, alias “el Mexicano”, entró al negocio a mediados de los 80 buscando no solo adueñarse del comercio de las esmeraldas sino de las rutas que le facilitaban exportar cocaína a EEUU. Su presencia en la zona causó otro capítulo de violencia en el que fue asesinado en 1989 Molina, socio de Carranza durante de dos décadas.

Cuando en diciembre de ese mismo año las autoridades dieron de baja a “el Mexicano”, segundo al mando del cartel de Medellín, volvió la paz a Boyacá. La iglesia logró que los grandes y ya temidos esmeralderos de esa época, entre ellos Carranza, Luis Murcia, alias “el Pequinés”, y “Pedro Orejas” sellaran un acuerdo de paz el 12 de julio de 1990.

El pacto mantuvo la calma entre los zares esmeralderos hasta el 2009, año en el que se registró un atentado contra Víctor Carranza. Allí empezó una nueva disputa entre el zar y su principal enemigo, “Pedro Orejas”, quien ya había consolidado un poderoso imperio en la mina La Pita, una de las más grandes del mundo.

En el 2012 vino el atentado contra el futuro sucesor de Carranza, Jesús Hernando Sánchez. Dos años más tarde asesinaron al Pequinés, y a José Alejandro Rojas, “Martín Rojas”, dos legendarios esmeralderos del bando de Carranza que habían firmado el pacto de paz 20 años atrás.

Un año más tarde falleció el zar mundial de las esmeraldas, Víctor Carranza, a causa de un cáncer de próstata y luego de sobrevivir a varios atentados desde los 60. Aunque en varios expedientes de la Fiscalía colombiana estuvo señalado por haber creado y apoyado a grupos paramilitares, nunca hubo una condena en su contra. Varios paramilitares lo señalaron como el fundador de grupos en el Meta y Vichada.

Por su parte, el clan de los hermanos Rincón Castillo también ha sido salpicado por varios paramilitares que han los han acusado de promover a grupos de esa organización ilegal. Al igual que en el caso de Carranza, ninguna de las investigaciones en su contra ha avanzado.

Siga a Catalina Ruiz Parra en Twitter: @catalinaruiz

Fuente: El Nuevo Herald

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados