Home
Contacto

Acciones gremiales

Así vive y gasta el sindicalismo VIP

Así vive y gasta el sindicalismo VIP

Propiedades, lujos y negocios de la CGT. De Recoleta a Punta del Este. Guía gourmet y joyas. Galería de fotos

POLÍTICA / 5 de Abril de 2017

En 2012, una investigación de revista NOTICIAS daba cuenta del nivel de vida de buena parte de los sindicalistas argentinos, por aquel entonces divididos entre los que adherían al kirchnerismo y quienes se encontraban enfrentados. A continuación, la investigación completa. 

Juan José Zanola –ex titular de La Bancaria, ahora caído en desgracia– tenía una reunión con periodistas. Pidió un tiempo antes de hacerlos ingresar. Se sacó el traje Hugo Boss, lo dobló prolijamente, y en calzoncillos buscó un pantalón raído y un saco con pitucones. Se los puso y recién ahí los hizo pasar.

Zanola dejó al descubierto su nivel de vida cuando lo detuvieron en el 2009, cuando quedó involucrado en la causa de la mafia de los medicamentos. La policía fue a buscarlo a su casa en Lugano, valuada en 250.000 dólares y no lo encontraron. Estaba en un piso de la porteña avenida Quintana, en Recoleta, que ocupaba de tanto en tanto. De allí salió esposado ante la atónita mirada de su chofer que lo esperaba en la vereda. A Zanola le fue bien: pasó de vivir en una pensión a elegir entre dormir en su casona de Lugano o un piso en Recoleta. Pero es solo uno entre muchos otros casos.

El camionero. Hugo Moyano, el jefe de la CGT disidente, se debate entre la defensa de los trabajadores y los ingresos de sus empresas, una rara alquimia que lo ayudó a amasar poder y fortuna. Los fines de semana pasa horas mimetizado con las plantas -a las que hasta les habla- en su casa quinta ubicada en Udaondo al 3200, en Parque Leloir, en Ituzaingó. Revestida de piedra, de dos pisos, tiene un inmenso parque y está custodiada por una celosa vigilancia privada. El valor de mercado de una propiedad de esas características asciende a 1 millón de dólares. Y a escasas cuadras, los Moyano remodelan otra casona.

Durante la semana, Moyano y su mujer, Liliana Esther Zulet, duermen en un piso en la avenida Montes de Oca, en Barracas, valuado en 200.000 dólares. En el último piso del hotel del sindicato camionero, en Mar del Plata, el pope sindical remozó un coqueto departamento que frecuenta cuando viaja a “La Feliz”.

El líder de la CGT opositora agrandó parte de su fortuna gracias a Zulet, que gerencia la obra social a través de Iarai SA. La mujer conduce, además, la constructora Aconra y Dixey SA, empresa que confecciona los uniformes para los sanatorios del gremio.
Sus ex socios comparten la buena vida. Gerardo Martínez, de la UOCRA, suele distenderse los fines de semana en su casa en el Larena Country Club, en la localidad bonaerense de Pilar. La casa, de ladrillo a la vista, es la más coqueta de la calle Los Arrayanes: repartidos en dos grandes terrenos bien cuidados, tiene quincho y pileta.
Martínez es uno de los pocos vecinos del country que no juega al golf. Dicen que es un buen jugador de tenis. Durante la semana, el jefe del gremio de la construcción duerme en un departamento del barrio porteño de Belgrano. A la hora de los viajes prefiere Brasil: tiene una casa en las playas de Jureré, Florianópolis.

El timonel de la CGT Balcarce, el metalúrgico Antonio Caló, también tiene un patrimonio consolidado. Solo en la ciudad de Buenos Aires, según reconstruyó el diario Perfil, tiene siete propiedades entre Flores y Palermo.

El gastronómico Luis Barrionuevo le escapa al tráfico porteño. Prefiere despertarse con los pajaritos en el country Golfers Club. En los veranos duerme en el hotel Sasso, que tiene el sindicato en Mar del Plata. Allí, al igual que Moyano, también tiene una habitación con trato preferencial.

Lifestyle obrero. Oscar Lescano (*), de Luz y Fuerza, tiene una caserón en Las Lomas de San Isidro, sede de cónclaves de empresarios y políticos. Es una casa de dos plantas con un terreno generoso. Es imponente, queda a dos cuadras del Jockey Club y a unas pocas del Golf Club San Isidro. NOTICIAS llamó al domicilio para chequear si era suyo: atendió él mismo, con amabilidad. “Tengo la casa desde 1996, la pagué 300.000 dólares. Ahora no sé cuánto sale. Tiene 10.000 metros cuadrados entre el parque y la casa. ¿Autos? Sí, tengo dos. Son dos 4×4, una de 1996 y otra del 2005”, aseguró a NOTICIAS el secretario general de Luz y Fuerza, pero no respondió sobre el origen de su patrimonio.

Omar Viviani, líder de los peones de taxis y ahora devenido en enemigo de Moyano, vive a pocos metros del shopping Alto Palermo, en un coqueto edificio de Coronel Díaz. Su piso de 200 metros cuadrados está valuado en 400.000 dólares. Tiene tres dormitorios y un living amplio y ya pasó por varias remodelaciones desde que lo habita.

(*) Falleció en septiembre de 2013.

Fuente: Noticias-Perfil

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados