Home
Contacto

Femicidio

A pesar de las campañas, los femicidios no bajan y crece la crueldad

A pesar de las campañas, los femicidios no bajan y crece la crueldad

Informe anual de La Casa del Encuentro Hubo 290 crímenes de mujeres en 2016 y por primera vez fueron más los casos de apuñaladas que los de baleadas. El 64% fue asesinada por su pareja o su ex.

Dolor de familiares y amigos despidieron en el cementerio Cristo Redentor de la ciudad de Fernández, a las víctimas de la masacre ocurrida el lunes por la noche en el barrio Villa del Carmen.Foto: Emilio Rapetti

22/02/2017

Mariana Iglesias

La violencia machista no da tregua: 290 femicidios en 2016. Una mujer asesinada cada 30 horas, un promedio que se mantiene inamovible desde 2008. Desde entonces a hoy, 2.384 femicidios, 3.000 hijos e hijas que se han quedado sin su mamá, a la que la mayoría ha visto morir en manos de su propio padre. Otro dato para el espanto: la crueldad es cada vez mayorLas mujeres apuñaladas encabezan la modalidad de los asesinatos. También fueron arrojadas por ventanas, estranguladas, ahorcadas y descuartizadas metidas en bolsas tiradas en un basural.

Mirá también

Giro en la masacre de Varela: revelan que el detenido no disparó

“Por primera vez la modalidad más usada fue la de las mujeres apuñaladas, 80 mujeres fueron asesinadas así. Y han sido asesinadas de las formas más crueles. Han sido tiradas por la ventana. Uno no tira ni la basura por la ventana...”, dijo Ada Rico, al frente de La Casa del Encuentro, la asociación civil que desde 2008 lleva adelante las estadísticas de femicidios del país. Ayer se presentaron las últimas cifras, las de todo el 2016. Nada ha cambiado demasiado más allá de la creciente crueldad. “Es un fenómeno viejo, pero que va tomando cada vez formas más alarmantes”, dijo el senador Juan Manuel Abal Medina, quien habló de la necesidad de tener un cuerpo de abogados para las víctimas y un defensor para los niños y niñas. Alejandro Amor, Defensor del Pueblo de la ciudad, habló de la importancia de la participación de los varones en estas luchas: “O los varones nos comprometemos o no creemos en la libertad, la vida y la igualdad”.

Mirá también

Murió el hombre que mató a su mujer y cuatro hijos en Santiago del Estero

La mayoría (el 64%) fueron asesinadas por sus parejas o sus ex. “El 62% murieron en su hogar, ese lugar que tendría que ser de protección es donde las asesinan”, dijo Ada. También habló de la mujer asesinada en un penal de Tucumán, cuando fue a visitar a un hombre preso por otro femicidio: “¿Cómo nadie analizó la situación...?”.

Mirá también

El anestesista, más complicado: lo imputan por tentativa de femicidio

Otro tema que da para el análisis son las denuncias: sólo el 10% de las mujeres asesinadas había hecho denuncias y el 6% tenía exclusión. “Es que las mujeres no hacen la denuncia porque no creen en la Justicia -aseguró Ada-. Tienen que proteger a las mujeres porque si no, no piden ayuda”. Minutos antes, Guadalupe Tagliaferri, ministra de Hábitat y Desarrollo Humano de la ciudad había dicho que de cada diez porteñas que habían admitido ser víctimas de violencia, sólo una había pedido ayuda.

En la ciudad hubo 13 femicidios el año pasado. Buenos Aires encabeza este listado con 90 mujeres asesinadas, le siguen Córdoba (30), Santa Fe (26) y Mendoza (19). Pero si se toman las cifras por cantidad de habitantes, el peor lugar es Jujuy, seguido de casi todo el sur: Tierra del Fuego, Santa Cruz, Chubut y Neuquén.

Mirá también

El crimen de las turistas francesas y un documental que plantea nuevas hipótesis

Y hay más: los 290 femicidios del año pasado dejaron a 401 niños sin madre, casi 3.000 desde el 2008. Por eso ayer se hizo hincapié en la importancia de avanzar con la Ley Brisa, que tiene dictamen de la Comisión de Población y Desarrollo Humano del Senado y espera que la trate la comisión de Mujer. “La ley permitirá que los hijos que quedan huérfanos de su madre por femicidio cuenten con un monto mensual equivalente a una jubilación mínima y cobertura integral de salud hasta su mayoría de edad”, dijo Jaime Linares, senador del GEN.

Mirá también

Estuvo preso por golpear a su ex mujer, lo liberaron y la mató

La realidad es que los femicidios no bajan, no lo han hecho en nueve años, a pesar de las campañas, de las marchas. ¿Sirven? “Sirven para concientizar, visibilizar, informar”, dice a Clarín Fabiana Túñez, al frente del Consejo Nacional de las Mujeres, y da el ejemplo de cómo después de la campaña del 144 los llamados se cuadruplicaron. Pero como con eso sólo no alcanza, también habla de la importancia de aplicar el Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres que, asegura, ya se está ejecutando.

A pesar de las campañas, los femicidios no bajan y crece la crueldad

Marcha Ni Una Menos

“Las campañas sirven, son parte importante del activismo de mujeres. Salir a la calle y hacer un reclamo es un llamado de atención sobre el índice creciente y cruel de violencia machista, pero hay que acompañar eso persistentemente con información y alentando a las mujeres a denunciar y recurrir a las respuestas que el estado tiene obligación de brindar -dice a Clarín Diana Maffia, directora del Observatorio de Género de la Ciudad-. No es la única acción, claro. Quienes tenemos funciones en otras áreas debemos llevar adelante garantías de cómo serán procesadas esas acciones. En mi caso, en la justicia de la Ciudad de Buenos Aires, nos preocupamos por garantizar capacitación específica en violencia, una perspectiva de género en toda la administración de justicia, seguimiento de las líneas jurisprudenciales para garantizar la eficacia de los tratados internacionales de derechos humanos, en violencia específicamente Belem do Pará, y otras acciones similares con otros poderes judiciales”. Maffía también habla de programas de atención, refugios, subsidios, asesoramiento legal y psicológico, acceso a la salud, capacitación, inserción laboral. Y también de las leyes que debe el poder legislativo “para proteger a las niñas y niños que quedan en desamparo por los femicidios, que quiten la potestad sobre esos niños de los mismos femicidas que hoy tienen en muchos casos la guarda. Y que quienes ejercen violencia de género sean separados de los cargos públicos, porque es una violación a los derechos humanos. Las campañas deben poner de manifiesto no sólo la visibilización del problema, sino las responsabilidades que caben a cada área del Estado”.

Mirá también

Caso Melina Romero: no hay pruebas, no hay juicio y todo vuelve a fojas cero

 

Fuente: Clarín

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados