Home
Contacto

Sistema Legislativo III

Caros, los peores y no trabajan ¿De qué le sirven a Santa Cruz?

Caros, los peores y no trabajan ¿De qué le sirven a Santa Cruz?

26/10 – 16:40 – En cuanto a falta de institucionalidad, vocación al trabajo, representatividad y creatividad para vivir del Estado, los diputados nacionales, tanto oficialistas como de la oposición, son parecidos, casi iguales. Algunos ya vienen siendo vagos empedernidos, con años completos de inacción e improductividad, usando el escalón del Congreso para hacer campañas y financiar sus gastos personales; otros se sumaron y aprendieron bastante rápido. ¿Quién dijo que representan a alguien?. (Por Rubén Lasagno)

Las primeras palabras que salen de la boca de un diputado o un senador, cuando alguien les recrimina algo es “la gente me votó para que los represente”. Esta salida casi de manual, para salir de cualquier atolladero donde pongan a un legislador que no puede explicar las cosas, si no es desde su chapa de “representante del pueblo”, suena burlesco y hasta soberbio, cuando uno recorre el historial de cada uno de ellos y ve, por ejemplo, que en un año no han generado nada o que en dos mandatos han hecho muy poco.

La inactividad de esta gente en el Congreso hace suponer que en Santa Cruz está todo bien, que no hay necesidades, que no existe la corrupción, que todo está en su lugar y por lo tanto, la mudez de estos hombres y mujeres en la sesiones a las que asisten, porque algunos tienen ausencia casi perfecta, nos hace pensar que si está todo en perfectas condiciones y la intervención de “nuestros representantes” no se necesita ¿Para qué los votamos? ¿Para qué se saca plata del erario público que cae en bolsillo de los que nada tienen que hacer ni decir?¿Para esto?.

Esto pensamos, repasando los datos que publica hoy el diario La Nación, sobre la actividad (o tal vez deberíamos decir: inactividad) de los diputados, lograda a través de la APP “Congresoscopio”, donde se demuestra que entre el 15 de diciembre a hoy, casi un año desde que asumieron los diputados nacionales, hay algunos que han tenido una producción paurpérrima, pero otros que directamente no han formalizado ni un solo proyecto; es decir, no han tenido voluntad de buscar entre los miles de problemas que sobrevuelan a la provincia, para pedir, exigir, cuestionar y ser lo que en realidad dicen ser pero no son: representantes de los intereses de los santacruceños en el Congreso.

Si tomamos al reincidente (en la diputación) Eduardo Costa (UCR-Cambiemos) tiene un record de 3 proyectos en 10 meses y figura en el puesto 31 entre todos los diputados que de mayor a menor se les han contabilizado sus producciones. Convengamos que estamos haciendo abstracción de qué se tratan los proyectos. Hay algunos que pueden valer por muchos o bien pueden ser tan insulsos e innecesarios que su existencia (o no) no altera la realidad.

Caros, los peores y no trabajan ¿De qué le sirven a Santa Cruz?

Su compañera de navegación en la UCR, Susana María Toledo, contabiliza 2 proyectos y se ubica en el puesto 32.

 Susana Toledo candidata Radical de El Calafate

Aflojando en la última curva, se ubica el oficialista Mauricio Gómez Bull (La Cámpora) el cual no tuvo voluntad más que para sacar 1 proyecto en 10 meses y lo tiraron al puesto 33

La Presidenta de la Nación junto al candidato de La Cámpora en Santa Cruz Mauricio Gomez - Foto: OPI Santa Cruz

Y la medalla a la vagancia legislativa se la llevan el vago por naturaleza, Máximo Kirchner, quien no hace otra cosa que hacer honor al justo apodo que le pusimos por ser merecedor del triste record de no haber trabajado un solo día, cosa que por otro lado fue refrendado en su Declaración Jurada cuando en “Ocupación” no supo qué poner; en 10 meses no ha formulado ni un triste proyecto.

La paradoja kirchnerista: que Máximo llame “al trabajo” y a “resistir sin descansar”

En este sentido y aquí sí causa cierta extrañeza porque lo tenemos como un hombre centrado y con más calle, timing político y responsabilidad que los antes nombrado, Héctor Roquel (UCR-Cambiemos), se la pasó con las manos en el bolsillo desde diciembre y tiene un “cero” en cantidad de presentaciones formales con su firma en Cámara de Diputados.

Ambos, Kirchner y Roquel, figuran en el último escalón del ranking, en el Nº 34, espacio que comparten con otros que ni siquiera le sacaron el capuchón a la lapicera en casi un año, para dedicarle al menos unas líneas a defender o pedir algo para la provincia de Santa Cruz.

En agosto de este año hubo un informe donde se pretendía ver qué habían hecho estos diputados. Pues bien, en los meses subsiguientes no se esmeraron demasiado, convengamos.

Héctor Roquel, un candidato genuino, con votos propios, que podría ser un atractivo candidato a gobernador

Algunos de ellos, sin embargo y especialmente Eduardo Costa, van a visibilizar al 2017 y/o el 2019, como una nueva oportunidad de no extinguirse y para ello necesitarán el voto de la gente.

Allí los volveremos a ver prometiendo hacer lo que no hicieron ni harán y decir lo que en realidad ni siquiera creen. Solo estarán usando la plataforma y los fondos que les da el Congreso, para seguir sosteniendo su estatus o trepar a niveles superiores, para mantener su nivel de vida y las relaciones políticas y financieras que han tejido, mientras el pueblo de Santa Cruz paga esta especie de subsidio permanente a los que dicen que están allí para representar a todos, cuando en realidad, solo representan sus intereses personales. (Agencia OPI Santa Cruz)

Fuente: OPI Santa Cruz

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados