Home
Contacto

Agro argentino II

El rolado, la técnica que combina cultivos de cobertura con soja y maíz

El rolado, la técnica que combina cultivos de cobertura con soja y maíz

La herramienta mecánica permite reducir el uso de herbicidas, en el control de malezas, de acuerdo con algunas experiencias a campo.

Redacción Agrovoz

Sandro Raspo, productor mixto de la zona bonaerense de General Villegas, comenzó en 2003 con las primeras experiencias en cultivos de cobertura con gramíneas de invierno. Arrancó con la avena y luego fue incluyendo al centeno. La lista hoy la integran el nabo (brassicas) y también los cultivos multiespecies, en los cuales la combinación de cada una de las especies aporta lo mejor al sistema.

Pero quizá el dato más saliente que aporta el manejo de los cultivos de cobertura que realiza el productor, que pertenece la regional Crea Región Centro, es el uso del rolado para el secado del centeno. La idea es aplastar el tallo del cultivo, para que ingrese el oxigeno y seque el cultivo.

Control mecánico

“Realizamos el rolado de las gramíneas de invierno en antesis, a los fines de que la planta no se vuelva a parar. Luego la siembra de los cultivos invernales se hace en la dirección del rolado. A los tres días de pasado el rolo, el cultivo deja de consumir agua”, explicó Raspo. El productor bonaerense disertó durante la Jornada de Actualización Técnica realizada por la Regional Córdoba Norte de Aacrea, en la Universidad Empresarial Siglo 21.

 

Sandro Raspo explicó a los productores de Córdoba su experiencia en cultivos de cobertura

Efectos

El uso del control mecánico del cultivo de cobertura le ha permitido al productor reducir la utilización de principios activos en el manejo de las malezas sobre los lotes con maíz y soja. “Si el cultivo de renta que le precede a la cobertura es soja, uso gramíneas con altas densidades con la técnica del rolado”, aclaró el productor.

En el maíz tardío, la respuesta también es contundente: hasta una reducción del 66 por ciento en el uso de herbicidas.

Qué especies

“Cuando pensamos en un cultivo de cobertura tenemos que saber para qué lo vamos a utilizar. En base a eso hay que diseñar la estrategia, qué especie utilizar, definir la densidad, distanciamiento y distribución espacial”, aclaró el productor.

Si el objetivo es mejorar la infiltración de los lotes, el uso de brassicas es una alternativa; para la fijación simbiótica de nitrógeno, las leguminosas son adecuadas. Para el control de malezas, las gramíneas de invierno. Así como antecesor de la soja se utilizan gramíneas roladas, en el caso del maíz las leguminosas o los cultivos multiespecies son las alternativas.

En todos los casos, lo que se busca es que las especies utilizadas provean de: rápido crecimiento inicial, tolerancia a plagas y malezas, ciclos vegetativos cortos, alta producción de biomasa, capacidad de fijar nitrógeno en forma simbiótica, tolerancia a heladas, capacidad de reciclajes de nutrientes y fácil control en el momento de secado, precisó el productor.

Fuente: AgroVoz-La Voz

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados